Ya fa años que soñaba con fer chiretas de marisco, güei be d'aber-ne por astí, pero seguro que no sapen tan buenas como yo me pensaba de nino

21 nov. 2016

Fruitos montesinos e otras yerbas






Entre os muitos personaches ilustres que ha dato a billa de Sallén ye fray León Benito Martón y Aznar (Sallén, 1679 – Zaragoza, 1756), autor d’o libro Sallent cabeza de el valle de Tena, sus antigüedades y varones insignes que ha tenido en armas y letras

Feba parti d’a elite d’o Reino, cocullo de chens que, dende que en o sieglo XV ocupase a corona a castellana casa de Trastamara, eban dedicato parti d’o suyo tiempo á manullar as letras d’o reino bezino, isto ye, á escribir en modelico castellano.

Manimenos, no tot se podeba aprender en as unibersidaz de Uesca e Sigüenza en as que estudió, y en a suya obra, cuan describe os fruitos que se pueden trobar en o Formigal nos diz:


 “Son regaladísimos sus Chordones, y Fresas, los que llaman Anayones roxos, y morados; las Avellanas, Sennas, los Escalambrujos, o Gavardones colorados, y más dulces las que dicen Gavardas, con las Moras zarzas, Cochomirones, y otros muchos.”


Iste parrafo que se copia más tardi en una publicazión de 1884 (Aragón Turístico y Monumental), tiene bels aspeutos d’intrés. En primeras o prenzipie d’a castellanizazión en ista demba lesica, que ye prou conserbadera:

-          As “fresas” en aragonés, y en Sallén, son as fragas. Son o yeran pues ye un termino fázil de castellanizar.

-          Las “moras zarzas” fan referenzia a o que conoxemos como moras de barza en tot o Alto Aragón.

En segundas, a esistenzia d’espezies que en ixos tiempos se deseparaban e que agora no sabemos bien a qué pueden referir-se:

-       A distinzión entre “anayons royos y morados” puede traduzir-se como a correspondién á ras dos espezies d’o chenero Vaccinium (V. myrtillus, V. uliginossum) que crexen en ixos mons, pero no podemos saber-ne. En franzés ye myrtille, en biarnés, dezaga d’as güegas d’o Formigal ye abaniù e abagnoû, parolas deribatas d’a mesma radiz. A similitú entre anayón y Anayet fa pensar que o nombre d’a montaña ye en a mata, que ye un fitotoponimo. No cal confundir os anayons con os arañons, os fruitos con os que femos o anís d’arañons. L’anayonera ye mata baxa, una bocha, d’alta montaña, l’arañonera ye una mata punchuda de meya montaña.

-         “Escalambrujos o Gavardones colorados, y más dulces las que dicen Gavardas”. En primeras fa referenzia á os fruitos d’a gabardera, parola de biello orixen que nombra á ras espezies montesinas d’o chenero Rosa. En biarnés se conoxen como gabardère. Pero torna a esferenzias dos razas que no conoxemos, amás de ficar un sinonimo trayito talmén d’a bal de l’Ebro, “escalambrujo”. Cal parar cuenta que repite dos begatas en un parrafo tan curto “los que llaman”, “las que dicen”, metendo distanzia con a cultura d’o suyo país.

-    As sennas, conoxidas en os nuestros tiempos como senas, son os fruitos d’a senera (Amelanchier ovalis). En aragonés ozidental se clama á ista mata griñolera, similar a o biarnés grugnoulè. Como curiosidá, en italiano se conoxen como peras de cuerbo.

-   Los “cochomirones” son os fruitos de l’arto (arto cachimironero, cochomironero, cachamironero, camicheronero...). Anque o nombre d’a mata ye común a tot l’aragonés, os suyos fruitos han una buena bariedá de denominazions; a más normal ye manzaneta, pero bi ha otros como gurrillons, golirons, ziresetas, piollos u matapiollos (os fruitos amás de minchar-se se feban serbir t’alueñar os pegollos). Sin dembargo, a parola arto, se diz que d’orixen prerromano, alternaba con a latina espinablo u espinaulo, nombre cuasi acorato pero que ye prou común en a toponimia altoaragonesa, por exemplo en Saqués. Ye equibalén á ra franzesa épine blanche e a italiana biancospino.

En o sieglo siguién, o XIX, pasoron por a bal numbrosos botanicos benitos de toda Europa que quereban apercazar a riqueza floristica d’a cordelera. Por un regular s’adedicoron á anotar e describir as espezies dende un angle biolochico, sin parar cuenta d’o suyo bersán cultural.

Una eszezión pudo ser o yerbario d’o sarrablés Vicente Latorre que conoxemos por a edizión de Luis Villar. Pudo ser, pues anque reculle os emplegos merezinals d’a flora d’o país e bels terminos aragoneses tampó ye entre as suyas prioridaz, seguramén por tratar-se de terminos d’una cultura dispreziable d’a cuala el, como Martón, también fuyiba. Encara con ixo, podemos leyer entre os suyos apuntes que Fragaria ye “en el país fraguera y fraga”, que “en el país” se clama chordonera á Rubus idaeus, a l’arto, arto gurillonero e cuchimillonero, asinas como d’otros fruitos que Martón rechistra pero no comenta: manzañons, guichordas (bixordas, fruito d’a bixordero), mostallons (fruitos d’o mostallonero),  senas, xiribions u serbillons (tuberculos de Conopodium majus que crexe en os puertos), ezetra. 

D’entre as yerbas, Vicente Latorre nombra bellas que son d’intrés, como as espezies d’o chenero Mentha, sin dar-les nombre popular. O nombre tensino ye báume (báume de burro á ras espezies bastas), singularidá en o conchunto de l’aragonés, fren á os más conoxidos sandalo e yerbabuena. Ye una parola benita dende l’ozitano, que emplega baume e balma. O suyo orixen ye o latín balsamum

Latorre da nombre común á una espezie de tefla prou apreziata por o bestiar, Trifolium alpinum; diz que en o país se clama regaliz. Asinas mesmo podemos leyer-lo un sieglo más tardi en as memorias de Felis Gil del Cacho: 


“Mientras, o ganau se iba estendito por as calzileras d’Escuach, minchando flor de té y regaliz (ixo que paize una tefla menudeta)...”. 


No mui luen de Escuach, en o calzil d’a Partacua están Os Mandilars, y a l’otro costau d’a bal, en Pandicosa, O Mandilar. Amos á dos topónimos bienen chustamén d’o nombre aragonés más proprio pa o que fa tiempo se conoxe como regaliz: ro mandil. Mandil s’emplega encara en as montañas de Sobrarbe y serba bueno recuperar-lo ta ras tensinas..

Otra mata que ha en aragonés de Tena dos sinonimos ye Meum athamanticum, una yerba con muita importanzia ganadera que se fa en os puertos. Uno d’os syos nombres tensinos ye siestra, d’o que deriban toponimos como o sallenuto ros Sestrals (puyando enta Respomuso), e talmén ros Sestás de Oz. Dillá d’a bal son bien conoxitos os Sestrals de Bestué, en o Parque Nazional de Ordesa. Siestra s’emplega entre ganaders e pastors finos, en bellas bals de Ribagorza e Sobrarbe, pero en Sallén parixe aber alternato u sito sustituyita por meón, equibalén á o latín meum. Meón ye parola d’uso en bel lugar d’o bezino Bigorre, anque en gascón s’emplega tamién sistre e sistro. A esistenzia de sinónimos en os nombres de matas e animals ye común en todas as luengas. 

Como se bei, semos en un periodo de cambeo cultural, cambea a nuestra traza de beyer o meyo natural; agora importan más as flors por a suya estetica que as yerbas u os fruitos montesinos en un sendito aplicato, más prautico. Manimenos a informazión cultural d’o meyo ye un recurso per se pues ye o resultato de l’adautazión d’una poblazión umana a un meyo natural concreto, una adautazión lenta y embolicata que alporta una informazión que bel día en o esdebenidero (u en o presén) puede aber importanzia. Una cultura que s’espresa en una luenga propria, l’aragonés en o nuestro caso, luenga que ha crexito achermanata con o gascón pues á ra fin compartimos paisache. A luenga alza o saber acumulato e suposa á o mesmo tiempo a mayor balor cultural que una soziedá puede acubillar.


Bibliografía:

Gil del Cacho, F. (1987) O Tión, recosiros de ra quiesta balle Tena. Edizión de Miguel Martínez Tomey, Zaragoza, DGA.
Martón, L.B. (1750) Sallent cabeza de el valle de Tena, sus antigüedades y varones insignes que ha tenido en armas y letras. Pamplona, Francisco Picarte.
Vidaller Tricas, R. (2004) Libro d’as Matas y os Animals. Diizionario aragonés d’espezies animals y bechetals. Zaragoza, Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón. Descargable desde la web chiretademarisco
Villar, L. (ed.) (2006) Flora Medicinal del Alto Gállego (Pirineo Aragonés). Herbario de D. Vicente Latorre... Uesca, Amigos de Serrablo.

Publicato en: Vidaller Tricas, R. (2016) Frutos montesinos y otras hierbas (2016) en Bal de Tena, revista de cultura y actualidad del valle de Tena, nº 12, septiembre 2016, pp. 12-15

10 ago. 2016

Biodibersidá




En o cabo d’o sieglo XVIII se farchan dos ideolochías que marcan o prenzipie d’a modernidá. A Ilustrazión reclama á ra Razón fren a o dogma de relichions e monarquías e, como cuentrapunto, o Romantizismo defiende os sentimientos fren a ro fredo razionalismo. Fruito d’a primera naxe o mito d’o Progreso infinito que resulta d’a zenzia razional. Pa que iste progreso seiga reyalidá ferá falta antis replegar o Conoximiento; a Enziclopedia ye a fita más famosa, pero tamién as esplorazions de puestos desconoxitos, primero luen d’Europa, más tardi dintro d’as nuestras güegas: as montañas que antis s'ebitaban como periglosas agora se puyan e baxan por conoxer faunas, floras, cheolochía, costumbres u luengas. Tot con a ideya de tirar probeito de recursos encara sin esplotar.

As esplorazions de puestos esoticos por a suya parti premiten trobar-se con otras culturas diferens d’as ozidentals, se troban chens que biben en “paradisos” tanto fesicos como morals. Ixo fa renaxer o mito de l’orixen mesmo d’a espezie umana que se beye como buena por naturaleza (Rousseau), u con menos optimismo (Voltaire, Candide). Antiparte, o paisache de montaña, d'islas desconoxitas u de ozíanos salbaches ye a imachen propia d’o Romantizismo sentimental.

Uno e otro leban á ra esplorazión d’as nuestras montañas durante o sieglo XIX. Por un costau se fan estudios d’a naturaleza perinaica e de otro se cobalta  a pureza d’os paisaches:


“Zaga d’o estudeo de Dios e d’o corazón umano, a contemplazión d’a naturaleza en os suyos aspeutos manificos puede considerar-se una d’as más dulzas satisfazions, asinas como unos d’os nuestros más sagratos quefers” (Alphonse Meillon)


 "(Ordesa) s’aparixerá a ras chenerazions esdebenideras cansas por o desarrollo d’as artes e d’as zenzias como una reminiszenzia d’a edad dorata o d’o benturoso chardín de l’Edén” (L. Briet)


Como parti d’a Ilustrazión se chirarán os güellos enta ra naturaleza como un puesto en o que buscar a salú, por o que os baños termals crexerán por toda a cordelera (Panticosa, Benás, Cauterets, Luchon...). Naxió asinas o Ichienismo, alazet prenzipal d’a propuesta de “parques nazionals”. O termino de “parque” no ye gratuito, ye un puesto de solaz e salú pa ras presonas; o paisache se conserba pa desfrutar-lo por a simpla contemplazión e por o saludable que resulta nabersar-lo u beber as suyas auguas medezinals. Por ixo mesmo os parques son puestos cuala balor prenzipal ye o paisache, e no bi ha paisache más bariato que o d’a montaña.

Meyau o sieglo XX o mito d’o Progreso infinito prenzipia a esboldregar-se. Os recursos d’a Tierra son finitos, resuena o leco de Malthus, prenzipia a zaguera estinzión en a era que se proposa clamar Antropozeno. A bida en o planeta se beye agora como un edifizio de ladrillos que menaza d’espaldar-se cada begata que tiramos uno d’ellos. Ne b’ha muitos ladrillos pero cuan tiras uno os que son arredol se resienten e cayen. Semos debán d’o problema de conserbar a biodibersidá, como nezesidá pa poder sobrebibir como espezie (pues o mundo puede continar sin presonas).

Antropozeno ye primo de antropozentrismo, una mena de pensar que prenzipia en a imachen d’a piramide en o cabo d’a cuala reina l’ombre como señor d’a naturaleza, creyata á propio por Dios pa o suyo serbizio. Antropozentrismo ye tamién a tendenzia á querer conserbar as espezies que son más amanatas a ra nuestra bien por filochenia bien por cultura: ye un desastre que s’acotole a subespezie de bucardo d’o Pirineo pero denguno s’alticama si se talla l’abetosa de Lasieso en a que se troba un molsa en periglo d’estinzión. Os onsos son más amables que as ranas, os cans más que os cucos. Como deformazión d’ista ideolochía ye agora o clamato animalismo.

Tornando ta ras montañas, cal parar cuenta que han funzionato como islas-refuxio á o largo d’os sieglos, puestos en os que han escapato a cambeos climaticos u a l’azión umana muitas espezies tanto de flora como de fauna. Puestos tamién en os que o efeuto de isla e a mayor radiazión solar han premitito naxer nuebas espezies. Son redoladas con una rica biodibersidá. En a nuestra montaña tenemos dos espezies de anfibios mui importans, por a responsabilidá que nos pertoca en a suya superbibenzia: a rana d’os Perineus e o guardafuens. Os anfibios son a colla d’espezies más menazata en o mundo, e de luen; suman a suya dieta inseutibora, a suya respirazión a trabiés d’a piel e o suyo meyo acuatico.



A rana d’os Perineus se descubrió ta ra zenzia fa 23 años no más. A suya ária bital ye de bels 2.000 km.2, e a coral d’o suyo territorio ye en as montañas calizas dende Ordesa dica Canfrán, e dende Tendennera á Ballibasa. En o prenzipie d’a primabera mete os güegos apegatos a ros bolos d’o fundo d’os barrancos, ta chunio naxen as cullaretas. 

En os mesmos puestos bibe o guardafuens, otra espezie que no más esiste en os Perineus, e cuala familia más zercana ye en as islas de Corzega e Zerdeña.

Plegamos asinas á o problema de compatibilizar o ichienismo, o progreso, o desfrute d’a naturaleza, con a suya conserbazión como balor en sí mesma e como parti d’a biodibersidá d’o planeta, como grano d’arena d’a nuestra propia esistenzia. U concretando más en o caso d’os anfibios endemicos d’a nuestra montaña, o dilema entre fer barranquismo en primabera u conserbar as espezies. Por exemplo. Ye un dilema eredero d’as ideolochías debanditas, un dilema en o que se mete en chuego a nuestra responsabilidá como abitantes de iste cantón d’o mundo.

Publicato en a rebiesta O Zoque. Año XVI Número 16. Julio 2016. pp.36-37. Asociación Cultural Ballibasa y Sobrepuerto. Yebra de Basa.

1 may. 2016

De nuei toz os crabers son pardos





Cuan a luz s’amorta en a montaña os animals que minchan bechetals gosan amagar-sen e os que minchan carne gosan blincar d’o cado. Cuan a nuei traye l’escuro bi ha paxaros que callan e otros que cantan. Istos zaguers son tan fázils d’ascuitar como difízils de beyer, por o que a suya tacsonomía “auditiba” se fa embolicata: os descritors son más suchetibos que cuan se trata de definir un animal por carauteristicas fesicas: cuatro patas, coda, orellas grans, negro con a tripera blanca...

Asinas, a familia d’os crabers, dende siempre, ye un caxón patalero e malfarchato. Sobre a suya fisonomía distinguimos o bubón (gran e con “orellas”), os crabers (meyanos, pardos, la uno con orellas, la otro no), a choliba (blanca de peito, meyana), o crabetet (chicote con “orellas”), o muchuelo (chico sin orellas, reziote), a choliba parda (como a choliba pero parda), a muchueleta (entre choliba e muchuelo, de zellas marcatas). Cuan salen istos nombres en as encuestas manimenos tot iste orden s’esboldrega, e a choliba pueden ser as metaz d’os debanditos, como o crabero u o muchuelo.

O crabero (en primeras Strix aluco e Asio otus), “bela como una craba, y é de la familia de la chuta...”, “otula”, “canta por las noches como una cabra”, “grita como una oveja”, “emite gritos similares a los de una persona”. Recuerdo una muller de Beranuy que me describiba o crabero si fa u no fa como Strix aluco, e me charraba que chila como un crabero (presona) clamando a ras suyas crabas. Le pedí si podeba fer-me ixe canto e tiré a conclusión que o que clamaba crapas yera sin dembargo una gallineta ziega (Caprimulgus), otra au nueiturna pero que no ye d’a familia d’os crabers, ni se les parixe.

 
Gallineta ziega
Caprimulgus ye compuesto de “crapa” e de “muyir” (capra mulgeo). En latín, caprimulgus ye o “crabero (presona)”. A zenzia popular diz que a gallineta ziega suca a leite d’as crapas de nueis, que as muye. En italiano por ixo mesmo ye succacapre, que en piamontés puede dar ciuciavache. En franzés ye engoulevent, con a mesma ideya que a denominazión que sentí en Grist (Bal de Benás), de papamoscas, pues han una gran boca que ubren en buelo minchando aires e moscas. En Probenza manimenos, ye o crabero (au) o que se fica de nueis en os corrals pa tetar d’as crapas; se diz isto d’o crabero... e d’a gallineta ziega: lou teto-cabro.

A luenga aragonesa comparte a denominazión de crabero con as luengas d’a familia oczitana. Asinas se puede ascuitar craberou en o Couserans e crabèr en Arán, si charramos d’o gascón u genavel crabé como uno d’os sinonimos piamonteses pa ista espezie.

Istos emboliques entre as aus de l’escuro no ye mica nuebo. En as monedas griegas de un euro se beye un muchuelo e una rameta d’olibera, ye una imachen biella de milenios, pues as monedas d’Atenas clasica ya beniban con ixe muchuelo (Athene noctua, de Atenea, muchuelo que Hegel tomó como simbolo d’a filosofía). Muchuelo... que yera choliba. Como diz Plutarco en a bersión aragonesa d’o s. XIV: 


“Mas un serbidor de Gílipo dixo a los rectores en manera de proberbio: Diuso nuestros teiados abitan muchas cucobayas. Porque parece que la moneda de Athenas fue cucobaya”. 


Cucobaya ye a parabra neogriega d’a choliba. D’ixas monedas biene o dito “trayer cholibas t’Atenas” que sinifica bella cosa asinas como “chitar augua ta ra mar”, pues de cholibas en teneban prou. En una d’as bersions d’o Plutarco aragonés manimenos, se cuela un trafuque e diz:



“Diuso nuestros teiados abitan muchos cucos, porque  pareçe que la figura de la moneda de Athenas fue cuco”.


Una mica antis en ixa mesma traduzión o trafuque encara ye más curioso. En a bersión orixinal se diz que os guerrers s’arrimón a Gilipo como as aus a ra choliba (cucobaya), pero en a bersión aragonesa se diz:


“E cuando lo bidieron primeramén se chufaban de su escardado e de sus cabellos; e depués, segunt que dize esti mismo Timeo ya sea que Gilipo apareciés antes que una cucobaya muchos balientes ombres estubieron con el balienmén”


En otra bersión encara cambea más:


“mas Timeo aun dize que los Saragoçanos no preciaron nada a Gilipo  entanto que depues ellos lo reputaban  ombre de poca condizión. Et cuando lo bidieron primeramén el chufaba de su escardado  & de sus caballos  & depués segunt que dize esti mismo Timeo ya sea que Gilipo apreçies antes que un cuquiello muchos balientes ombres estubieron con el balienmén”


Saragoçanos en iste caso son os abitadors de Siracusa, en Sizilia. Sobre as aus e as cholibas, un parrafo d’una traduzión “aragonesa” (más que más en castellano) d’o clasico Palladio, nos aclara:



E podrás lo fazer por tal manera: Tu tomarás primeramente un mochuelo o una lechuza. E avezar la has que venga a tu poder o en algunt lugar do acostumbren de venir aves & tu pararás tus redes. E pondrás en aparença el mochuelo o la lechuza. Et todas las aves de aquella partida vendrán a aquel lugar & a el. E podrás los cobrir & tomar con las redes”


Pero bueno, o que me ha lebato a charra d'estos crabers escuros ye una copia que me ha trayito Óscar Latas dende a Biblioteca Nacional de España, d’un manescrito feito por o que fue retor de Laspuña, Juan Mostalac, en o año 1764. Ye en castellano:


“... y cabreros. Esta es un Abe, que grita de noche como los Pastores, quando recogen los ganados, y lo haze con tanta similitud, que el que no lo sabe, juraría aver oido voz de hombre; por lo que le llamaran cabrero. La fachada de esta Abe, no la puedo deliniar pues por ser nocturna, no la han visto sino quando sale de un arbol para otro, en donde haze su canto, y pareze al vuelo, como una Aneda.”


Crabers, anedas, cucos, cuquiellos, muchuelos, cholibas, gallinetas ziegas...totum revolutum, u lo desuso ayuso, como biene en o Plutarco. Ye o que tiene a nuei.


Álvarez Rodríguez, A. (Ed.) (2009) Plutarco. Vidas Semblantes. Zaragoza, P.U.A., I.E.A. I.E.T. Dto. de C. y E. G.A.

Beigbeder, F. (1986) Ausèths. les noms gascons des oiseaux sauvages. Denguin (Biarn) Per Noste / Nosuts de Bigòrra.

Galtier, Ch. (2006) Les oiseaux de Provence dans le savoir populaire. Montfaucon. Librerie Contemporaine.

Giamelo, G. (2005) Dizionario zoologico latino, itaiano, piemontese, francese, inglese. Piobesi d’Alba (Cn) Sorì Edizioni

Nagore Laín, F. (enfilador) (1999) Endize de bocables de l’aragonés. Uesca, I.E.A.

Nitti, J. & Kasten, Ll. (1997) The Electronic Texts and Concordances of Medieval Navarro-Aragonese Manuscripts, Hispanics Seminary of Medieval Studies, Wisconsis (EEUU), Madison University

Mostalac, J. (1764) Noticias fieles y demostrables del Lugar de Laspuña y Ceresa, en Documentos para escribir el “Diccionario geográfico histórico de España” en la parte referente a Aragón [Manuscrito Mss 2703 de la Biblioteca Nacional de España] Inedito.

Vidaller Tricas, R. (2004) Libro de as Matas y os Animals. Zaragoza, Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón.