Ya fa años que soñaba con fer chiretas de marisco, güei be d'aber-ne por astí, pero seguro que no sapen tan buenas como yo me pensaba de nino

21 nov. 2016

Fruitos montesinos e otras yerbas






Entre os muitos personaches ilustres que ha dato a billa de Sallén ye fray León Benito Martón y Aznar (Sallén, 1679 – Zaragoza, 1756), autor d’o libro Sallent cabeza de el valle de Tena, sus antigüedades y varones insignes que ha tenido en armas y letras

Feba parti d’a elite d’o Reino, cocullo de chens que, dende que en o sieglo XV ocupase a corona a castellana casa de Trastamara, eban dedicato parti d’o suyo tiempo á manullar as letras d’o reino bezino, isto ye, á escribir en modelico castellano.

Manimenos, no tot se podeba aprender en as unibersidaz de Uesca e Sigüenza en as que estudió, y en a suya obra, cuan describe os fruitos que se pueden trobar en o Formigal nos diz:


 “Son regaladísimos sus Chordones, y Fresas, los que llaman Anayones roxos, y morados; las Avellanas, Sennas, los Escalambrujos, o Gavardones colorados, y más dulces las que dicen Gavardas, con las Moras zarzas, Cochomirones, y otros muchos.”


Iste parrafo que se copia más tardi en una publicazión de 1884 (Aragón Turístico y Monumental), tiene bels aspeutos d’intrés. En primeras o prenzipie d’a castellanizazión en ista demba lesica, que ye prou conserbadera:

-          As “fresas” en aragonés, y en Sallén, son as fragas. Son o yeran pues ye un termino fázil de castellanizar.

-          Las “moras zarzas” fan referenzia a o que conoxemos como moras de barza en tot o Alto Aragón.

En segundas, a esistenzia d’espezies que en ixos tiempos se deseparaban e que agora no sabemos bien a qué pueden referir-se:

-       A distinzión entre “anayons royos y morados” puede traduzir-se como a correspondién á ras dos espezies d’o chenero Vaccinium (V. myrtillus, V. uliginossum) que crexen en ixos mons, pero no podemos saber-ne. En franzés ye myrtille, en biarnés, dezaga d’as güegas d’o Formigal ye abaniù e abagnoû, parolas deribatas d’a mesma radiz. A similitú entre anayón y Anayet fa pensar que o nombre d’a montaña ye en a mata, que ye un fitotoponimo. No cal confundir os anayons con os arañons, os fruitos con os que femos o anís d’arañons. L’anayonera ye mata baxa, una bocha, d’alta montaña, l’arañonera ye una mata punchuda de meya montaña.

-         “Escalambrujos o Gavardones colorados, y más dulces las que dicen Gavardas”. En primeras fa referenzia á os fruitos d’a gabardera, parola de biello orixen que nombra á ras espezies montesinas d’o chenero Rosa. En biarnés se conoxen como gabardère. Pero torna a esferenzias dos razas que no conoxemos, amás de ficar un sinonimo trayito talmén d’a bal de l’Ebro, “escalambrujo”. Cal parar cuenta que repite dos begatas en un parrafo tan curto “los que llaman”, “las que dicen”, metendo distanzia con a cultura d’o suyo país.

-    As sennas, conoxidas en os nuestros tiempos como senas, son os fruitos d’a senera (Amelanchier ovalis). En aragonés ozidental se clama á ista mata griñolera, similar a o biarnés grugnoulè. Como curiosidá, en italiano se conoxen como peras de cuerbo.

-   Los “cochomirones” son os fruitos de l’arto (arto cachimironero, cochomironero, cachamironero, camicheronero...). Anque o nombre d’a mata ye común a tot l’aragonés, os suyos fruitos han una buena bariedá de denominazions; a más normal ye manzaneta, pero bi ha otros como gurrillons, golirons, ziresetas, piollos u matapiollos (os fruitos amás de minchar-se se feban serbir t’alueñar os pegollos). Sin dembargo, a parola arto, se diz que d’orixen prerromano, alternaba con a latina espinablo u espinaulo, nombre cuasi acorato pero que ye prou común en a toponimia altoaragonesa, por exemplo en Saqués. Ye equibalén á ra franzesa épine blanche e a italiana biancospino.

En o sieglo siguién, o XIX, pasoron por a bal numbrosos botanicos benitos de toda Europa que quereban apercazar a riqueza floristica d’a cordelera. Por un regular s’adedicoron á anotar e describir as espezies dende un angle biolochico, sin parar cuenta d’o suyo bersán cultural.

Una eszezión pudo ser o yerbario d’o sarrablés Vicente Latorre que conoxemos por a edizión de Luis Villar. Pudo ser, pues anque reculle os emplegos merezinals d’a flora d’o país e bels terminos aragoneses tampó ye entre as suyas prioridaz, seguramén por tratar-se de terminos d’una cultura dispreziable d’a cuala el, como Martón, también fuyiba. Encara con ixo, podemos leyer entre os suyos apuntes que Fragaria ye “en el país fraguera y fraga”, que “en el país” se clama chordonera á Rubus idaeus, a l’arto, arto gurillonero e cuchimillonero, asinas como d’otros fruitos que Martón rechistra pero no comenta: manzañons, guichordas (bixordas, fruito d’a bixordero), mostallons (fruitos d’o mostallonero),  senas, xiribions u serbillons (tuberculos de Conopodium majus que crexe en os puertos), ezetra. 

D’entre as yerbas, Vicente Latorre nombra bellas que son d’intrés, como as espezies d’o chenero Mentha, sin dar-les nombre popular. O nombre tensino ye báume (báume de burro á ras espezies bastas), singularidá en o conchunto de l’aragonés, fren á os más conoxidos sandalo e yerbabuena. Ye una parola benita dende l’ozitano, que emplega baume e balma. O suyo orixen ye o latín balsamum

Latorre da nombre común á una espezie de tefla prou apreziata por o bestiar, Trifolium alpinum; diz que en o país se clama regaliz. Asinas mesmo podemos leyer-lo un sieglo más tardi en as memorias de Felis Gil del Cacho: 


“Mientras, o ganau se iba estendito por as calzileras d’Escuach, minchando flor de té y regaliz (ixo que paize una tefla menudeta)...”. 


No mui luen de Escuach, en o calzil d’a Partacua están Os Mandilars, y a l’otro costau d’a bal, en Pandicosa, O Mandilar. Amos á dos topónimos bienen chustamén d’o nombre aragonés más proprio pa o que fa tiempo se conoxe como regaliz: ro mandil. Mandil s’emplega encara en as montañas de Sobrarbe y serba bueno recuperar-lo ta ras tensinas..

Otra mata que ha en aragonés de Tena dos sinonimos ye Meum athamanticum, una yerba con muita importanzia ganadera que se fa en os puertos. Uno d’os syos nombres tensinos ye siestra, d’o que deriban toponimos como o sallenuto ros Sestrals (puyando enta Respomuso), e talmén ros Sestás de Oz. Dillá d’a bal son bien conoxitos os Sestrals de Bestué, en o Parque Nazional de Ordesa. Siestra s’emplega entre ganaders e pastors finos, en bellas bals de Ribagorza e Sobrarbe, pero en Sallén parixe aber alternato u sito sustituyita por meón, equibalén á o latín meum. Meón ye parola d’uso en bel lugar d’o bezino Bigorre, anque en gascón s’emplega tamién sistre e sistro. A esistenzia de sinónimos en os nombres de matas e animals ye común en todas as luengas. 

Como se bei, semos en un periodo de cambeo cultural, cambea a nuestra traza de beyer o meyo natural; agora importan más as flors por a suya estetica que as yerbas u os fruitos montesinos en un sendito aplicato, más prautico. Manimenos a informazión cultural d’o meyo ye un recurso per se pues ye o resultato de l’adautazión d’una poblazión umana a un meyo natural concreto, una adautazión lenta y embolicata que alporta una informazión que bel día en o esdebenidero (u en o presén) puede aber importanzia. Una cultura que s’espresa en una luenga propria, l’aragonés en o nuestro caso, luenga que ha crexito achermanata con o gascón pues á ra fin compartimos paisache. A luenga alza o saber acumulato e suposa á o mesmo tiempo a mayor balor cultural que una soziedá puede acubillar.


Bibliografía:

Gil del Cacho, F. (1987) O Tión, recosiros de ra quiesta balle Tena. Edizión de Miguel Martínez Tomey, Zaragoza, DGA.
Martón, L.B. (1750) Sallent cabeza de el valle de Tena, sus antigüedades y varones insignes que ha tenido en armas y letras. Pamplona, Francisco Picarte.
Vidaller Tricas, R. (2004) Libro d’as Matas y os Animals. Diizionario aragonés d’espezies animals y bechetals. Zaragoza, Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón. Descargable desde la web chiretademarisco
Villar, L. (ed.) (2006) Flora Medicinal del Alto Gállego (Pirineo Aragonés). Herbario de D. Vicente Latorre... Uesca, Amigos de Serrablo.

Publicato en: Vidaller Tricas, R. (2016) Frutos montesinos y otras hierbas (2016) en Bal de Tena, revista de cultura y actualidad del valle de Tena, nº 12, septiembre 2016, pp. 12-15